Antorcha para soldar: ¿Qué debes tener en cuenta para elegir la correcta?

About the author

antorcha para soldar

Antorcha para soldar: ¿Qué debes tener en cuenta para elegir la correcta?

Antes de realizar cualquier proceso de soldadura, debes fijarte muy bien en el tipo de antorcha para soldar de la cual harás uso. Esto es crucial para obtener excelentes resultados, ahorrar tiempo, dinero y también aplicar de forma adecuada la técnica de soldadura.

El tipo de antorcha se elige dependiendo del tipo de  proceso de soldadura a trabajar. Si es soldadura MIG/MAG que utiliza un alambre continuo regularmente sólido como  consumible, o si por el contrario, se trabajará con un proceso de soldadura con alambre tubular sin gas o la de un proceso TIG con electrodos no consumibles.

Las antorchas también contienen elementos para conducir la corriente al aporte o electrodo y para transportar el gas protector. Adicionalmente, están diseñadas con un sistema de enfriamiento debido al nivel de calor que generan durante el proceso de soldadura. Y que se mide por una característica técnica propia como es el ciclo de trabajo.

Pero, existen unas características técnicas estándar para la elección de las antorchas que se deben tener en cuenta tanto para la soldadura MIG/MAG como para la soldadura TIG.

Método de enfriamiento:

Es muy importante que las antorchas cuenten con un sistema de enfriamiento como se mencionó anteriormente. Se pueden enfriar por agua o por el gas de protección del mismo proceso.

El proceso de enfriamiento por agua, permite a la antorcha alimentarse con una circulación continua de líquido refrigerante, o por el gas protector. Este flujo se incorpora por medio de una entrada, se expande por la antorcha y sale por una manguera. Están diseñadas específicamente para corrientes en soldadura de más de 200 y 300 amperios. Y se recomienda que sean utilizadas en zonas fijas. Por ejemplo un taller, en donde el tanque y las mangueras de refrigeración puedan ser ubicados en un lugar seguro y cómodo.

Especificación de Amperaje:

Para determinar el amperaje, primero debes tener en cuenta el material que vas a soldar y su grosor. Eso te permitirá saber qué nivel de amperaje es el adecuado para realizar la soldadura y hacer uso de una pistola con un amperaje que se ajuste a las necesidades del proceso de soldadura y además, que soporte la capacidad de la fuente de energía que vas a utilizar.

Período de trabajo:

Luego de fijar el amperaje, debes establecer el ciclo de trabajo que se necesita de la antorcha para soldar y el tiempo que esta pueda trabajar continuamente en un tiempo de 10 minutos. Regularmente las antorchas refrigeradas por el gas de protección son de 60% ciclo de trabajo y van hasta unos 250 amperios  y las refrigeradas por líquido con unidad de recirculación son de 80-100% ciclo de trabajo y superan los 300 amperios.

¿Necesitas más información sobre las antorchas para soldar? Escríbenos y un asesor experto se comunicará contigo para resolver tus dudas.


¿Te pareció útil?



Compartir en redes sociales

[simple-social-share]


ARTÍCULOS RELACIONADOS